Tu Escudo 40 de 365: Obtén El Reposo Necesario

Sustenta mis pasos en tus caminos, Para que mis pies no resbalen. Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios; Inclina a mí tu oído, escucha mi palabra. (Salmos 17:5-6)

Cada noche el sol se ponde sobre todos nuestros problemas y sobre todos los errores que hemos cometido durante el día, pero nos sucede algo maravilloso mientras dormimos… El Señor nos proporciona descanso físico, mental y emocional. Somos renovados y rejuvenecidos para enfrentar el día siguiente.

Podemos despertar hoy con los mismos problemas que teníamos cuando nos fuimos a dormir, problemas que ayer sentíamos que no podíamos soportar más, pero de alguna manera hoy, después de un descanso y sueño adecuados, pesamos: Puedo hacerlo, puedo enfrentarlo otra vez. Dios promete renovar nuestra fuerza cuando reposamos en Él.

La oración no es para cambiar los planes de Dios. Es para confiar y descansar en su soberana voluntad.

Comments

comments