Tu Escudo 223 de 365: Fe, No Preocupación

Pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. (Isaías 40:31)

La gente a menudo me pregunta: «¿Cómo puedo saber con certeza si estoy escuchando de Dios o simplemente estoy inventando cosas? »

Creo que la respuesta es aprender a esperar. Con grandes decisiones, sentimos a menudo la necesidad de apresurarnos. ¡Debemos hacer algo y hacerlo ahora mismo! Pero la sabiduría divina nos dice que esperemos hasta que tengamos una imagen clara de lo que debemos hacer y cuándo debemos hacerlo.

Todos tenemos que desarrollar la capacidad de dar un paso atrás y ver cada situación desde la perspectiva de Dios. Solo entonces podemos tomar decisiones de la manera que Él quiere que lo hagamos.

La fortaleza se encuentra en la espera. Cuando esperas al Señor, puedes sentir en tu espíritu lo que el Señor realmente quiere que hagas … no lo que piensas que Él quiere que hagas.

Cuando te enfrentas a tomar una decisión difícil, es aconsejable esperar hasta que tengas una respuesta clara antes de dar un paso, donde puedas arrepentirte. Puedes sentirte incómodo y es posible que desees apresurarte, pero no permitas que esa presión tenga prioridad sobre la sabiduría y el conocimiento de Dios.

Palabra Diaria: Señor, no quiero quedarme atrapado en el momento que tome una decisión que lamentar. Recuérdame esperar en Ti todos los días. Puede ser difícil, pero recibiendo Tu sabiduría y el conocimiento vale la pena.

Comments

comments