Tu Escudo 196 de 365: Un Día a La Vez

Solo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación. Solo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Jamás habré de caer! (Salmos 62:1-2)

Te ha pasado esto alguna vez: Que rompes una banda elástica mientras estas tratando de estirarla alrededor de algo. No puedes encontrar otra, así que intentas arreglarla uniendo los extremos.

Algunas veces en nuestras vidas diarias, nos estiramos más allá de nuestra capacidad, y reventamos como la banda elástica. Creemos que hemos arreglado el problema simplemente atando nuevamente los extremos. Pero pronto caemos en el mismo comportamiento que nos hizo reventar en primer lugar.

Con el tiempo, con la exposición repetida al estrés, nuestras vidas comienzan a parecerse a una banda elástica desgastada. Nos puede agotar por completo.

Ignorar las leyes de Dios y Sus límites ordenados para nuestras vidas en última instancia, causa el agotamiento. Simplemente no puedes continuar trabajando demasiado tu mente, emociones y cuerpo sin pagar el precio. Pero así no es como Dios quiere que vivas.

Ajusta tu perspectiva para que coincida con la de Dios. Busca Su paz y Su ritmo para tu vida. Respeta tu cuerpo Frecuenta la buena salud como un invaluable regalo. No desperdicies en estrés la energía que Dios te ha dado. ¡Guárdala para vivir y disfrutar la vida!

Palabra Diaria: Señor, quiero encontrar mi descanso en Ti. En lugar de ir y reventar constantemente en estrés, muéstrame cómo seguir Tu ritmo para mi vida.

Comments

comments