Tu Escudo 192 de 365: Una Fe Que Obra

“Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:17)

La fe se aviva y fortalece cuando es acompañada de acciones que glorifiquen a Dios. Palabras que alienten, que estimulen, la ayuda, dentro de nuestras posibilidades a aquel, que en dificultades se ha cruzado en nuestro camino. La comprensión de aquellos que nos rodean; el ponernos en su lugar.

Y es que la fe y las buenas obras van juntas, de la mano, abonando el camino que nos lleva hacia Dios.

Santiago, nos dice claramente que la fe sin las obras está muerta. No significa que las obras producirán fe, sino que confirmarán que nuestra fe es verdadera. Es fácil decir que creemos en Dios, pero nuestras obras deben demostrar la veracidad de nuestras palabras.

¿Cómo podemos demostrar hoy de manera práctica que amamos a Dios y que confiamos en Él?

Nuestras obras no nos salvan pero si dicen quiénes somos, muestran los pasos que hemos emprendido y también todo aquello en lo que hemos creído. Deja que tus hechos hablen más que tus palabras pídele al Señor que te conceda la gracia necesaria para demostrar permanentemente una fe que obra.

Palabra Diaria: Señor, que pueda demostrar siempre en cada una mis acciones la fortaleza de la fe y confianza que tengo en Ti. 

Comments

comments