Categoría: Enemigos Perecidos

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos.

Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo; Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

En esto conoceré que te he agradado, Que mi enemigo no se huelgue de mí.

En Dios haremos proezas, Y él hollará a nuestros enemigos.

Porque tú has sido mi refugio, Y torre fuerte delante del enemigo.

Porque he aquí tus enemigos, oh Jehová, Porque he aquí, perecerán tus enemigos; Serán esparcidos todos los que hacen maldad.

Díganlo los redimidos de Jehová, Los que ha redimido del poder del enemigo.

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás; Contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, Y me salvará tu diestra.