28 de Abril: Envíame a Mí

Palabra:

“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8)

A veces sentimos que el caminar junto a Dios y servir a su propósito implica de nosotros una actuación perfecta. Podemos llegar a pensar que contar con la presencia del Señor es sólo posible si no cometemos ningún error. Sin embargo la bondad y gracia de Dios, contempla que no somos infalibles y que mediante las caídas, decepciones y cargas vamos haciendo sólidos nuestro carácter y nuestra fe en Él.

Cuando somos llamados a asumir una posición en alguna de nuestras realidades y nos sentimos abrumados por el miedo a fallar, o pensamos:” ¿Porque yo?” deberiamos cambiar nuestra perspectiva y recordar que Dios no elige hombres perfectos, simplemente porque no existen tales, y la misma perfección solo reside en Él. Por el contrario somos llamados en nuestra maravillosa imperfección a llevar con coraje las cargas que se nos presentan,  sabiendo que El Señor conoce quiénes somos y cuál es nuestro propósito,  y  siendo también conscientes de que en esa búsqueda, nunca nos abandonará.

Recuerda, está atento a cada llamado de Dios en tu vida. Ante ellos, solo una es la respuesta: “Heme aquí, envíame a mí

Oración:

Señor, Guíame en tu bondad y gracia a aceptar mis imperfecciones y saber que no estoy exento de caer. Ayúdame a abrir mi corazón para ver a través de Tus ojos el futuro que guardas para mí como parte de tu maravilloso plan. Amén.

Comments

comments