18 de Mayo: Sin Espacios Para El Rencor

Palabra:

“Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:35-36)

Todos alguna vez hemos sido, excluidos, ignorados, nos han hecho daño. Al recordar esos momentos, nos invaden probablemente sentimientos de molestia, que nos roban nuestra paz y nos impiden perdonar y sanar cualquier herida.

Lo poderoso de esos sentimientos negativos, es que nacen de forma natural como respuesta al mal que recibimos y por ello resurgen con frecuencia y son difíciles de arrancar inmediatamente del corazón. La sabiduría del Señor a través de sus escrituras nos invita a sobrepasar esos límites que la respuesta natural, de nuestro cuerpo y mente (la ira) produce en nosotros, imitando su compasiva misericordia.

En el pasaje de hoy Jesús nos invita a pensar diferente: Ama a tus enemigos. Es de las cosas más complejas y difíciles de la vida, amar a quien nos dañó, pero el Señor es consciente de nuestro potencial para elegir el amor y el perdón y decir “Dios me Ama y en Él puedo ser instrumento de su compasión, perdón y misericordia”.

El Señor reconoce que podemos dar más, y ante esa confianza debemos corresponderle, obedeciendo su palabra, obrando en el bien y sirviendo en su propósito de manera desinteresada.

Respondamos a la confianza de Dios en nosotros. Él nos dará la fuerza y voluntad necesarias para sustituir la rabia por compasión, el odio por amor, la revancha por el perdón y la angustia por paz. En Él podemos lograrlo.

Oración:

Señor, Dame paz y serenidad en los momentos de angustia, opresión y rabia que otros me han ocasionado. Protege mi corazón de la revancha y la ira. Concédeme la fortaleza y voluntad para convertirme en instrumento de tu compasión, perdón y misericordia. Amen

Comments

comments