14 de Marzo: El Bien Triunfa

Palabra:

“¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo” (1 Pedro 3:13-16)

Una de las formas en las que la maldad se manifiesta en el mundo, es a través de personas que guardan odio oculto en el corazón y que utilizan la palabra como un medio para el engaño y la calumnia. Muchas veces podemos estar rodeados de esas personas y sin darnos cuenta caer ante el desasosiego de sus afirmaciones, siendo víctimas de ellas y llenándonos en consecuencia de impotencia, desespero, rabia y temor.

No obstante El Señor en su palabra nos ofrece la guía para librarnos de tal situación: Si respaldamos con hechos las verdades que otros niegan con malintencionadas palabras, estas últimas no tendrán efecto porque como lo declara la promesa de hoy, quedarán derrotadas al no ser producto de la buena consciencia sino de la crueldad de aquellos que las pronunciaron.

Propongámonos hoy tener pensamientos que beneficien a otros. Respondamos al mal, con el servicio de bien y meditemos en nuestro corazón y nuestra mente lo que pronuncien nuestros labios, para que no surjan de ellos respuestas de calumnia, mentira. Tengamos presente que el acto de bien nacido del corazón, es de Dios y en cualquier circunstancia vencerá al mal nacido del rencor y el odio.

Oración

Señor, Guárdame de la calumnia y sus efectos, para que no creen en mi resentimiento o ira si llegaran a ocurrir. Libra mi boca de mentiras o falsos testimonios y convierte mis acciones en obras para causar el bien a aquellos que me rodean. Amén

Comments

comments