03 de Abril: Imitadores de Dios

Palabra:

“Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias” (Efesios 5:1-4)

Una de las formas mas poderosas de transmitir el sentido de nuestras acciones, es a través del ejemplo. Los alumnos entienden mejor, si se les indica como en la realidad se realiza un trabajo; los niños tienden a ser mas calmos y tranquilos, si observan a sus padres actuando y tratando a otros con la misma calma y tranquilidad. Actuar con el ejemplo, es una maravillosa herramienta para enseñar, que muchas veces pasamos por alto.

En las escrituras de hoy, somos llamados a ser imitadores de Dios. a transmitir con nuestras acciones y obras, su amor y sacrificio, alejando de nuestra actuación las necedades, palabras deshonestas y demás formas que nos alejan de honrar al Señor. Asimismo somos llamados a contribuir con el fruto de nuestras obras al desarrollo de otros, de manera que estos puedan observarnos también como ejemplos de como conducirse para cumplir el propósito del Señor en sus vidas.

La palabra nos enseña que Dios enaltece a aquellos que con sus buenos frutos, conducen a otros a su desarrollo en Él. Asi, Salmos 75:6-7 establece: “Porque ni de oriente ni de occidente, Ni del desierto viene el enaltecimiento. Mas Dios es el juez; A éste humilla, y a aquél enaltece”.

Encuentra hoy el camino del buen ejemplo. Hazte consciente de la forma en que estas actuando, y procura con tu comportamiento servir de modelo a otros, siempre en El Señor. Imitar a Cristo, actuando conforme a su ejemplo en nuestras vidas, es convertirnos en su instrumento para servir a otros y guiarlos a alcanzar los objetivos que El Señor tenga para ellos.

Sigamos hoy el buen ejemplo de Dios.

Oración:

Señor, quiero imitarte, seguir tu ejemplo y convertirme en un modelo que sirva a otros en su desarrollo. Dame sabiduría para tomar las decisiones correctas y de esa forma ser, con mis dones y capacidades instrumento de tu acción y propósito en la vida de los que me rodean. Amén.

Comments

comments