01 de Octubre: Lecciones de Obediencia

Palabra:

“Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre”. (Juan 14:15-16)

Oswald Chambers señaló alguna vez: “El Señor no me presiona con reglas, pero deja bien claro cuáles son sus normas. Si mi relación con Él, tiene como base el amor, le obedeceré sin dudar; en cambio si vacilo, es porque mi amor le pertenece a alguien o algo que coloqué en Su lugar, ”

Ser obedientes al Señor, es demostrarle nuestro amor y confianza, a sabiendas de que reconocemos que sus caminos son más altos que los nuestros. Y es que el amor, es un principio activo, que se expresa en el obrar, buscando agradar a aquello o aquel que amamos. Por ello, obedecer a Dios, siguiendo Su palabra, es hacernos objeto de Su voluntad, renunciando a lo que nosotros consideramos correcto y sometiéndonos con humildad a seguir el camino que Nuestro Padre nos revele.

Dios exige obediencia de parte de Sus seguidores, y Jesús le otorgó suma importancia a este tema. En una ocasión, preguntó: “¿Por qué me llamáis, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” (Lucas 6:46). Y también presentó este desafío: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15).

Amemos a Dios cada día, haciendo Su voluntad, siguiendo Su palabra. Que sea Él la prioridad en nuestras vidas.

Oración:

Señor, ayúdame a obedecerte  porque al seguir Tú voluntad, te estoy amando; y eso es lo que quiero, devolverte con fidelidad y humildad, todas las bendiciones que pones en mi camino.  Amén.

Comments

comments